Saltar al contenido

¿Quién inventó la olla a presión?

Denis Papin inventor de la olla express

Orígenes

Aunque existen evidencias de que ya en los primeros siglos de nuestra era, los romanos ya utilizaban la cocción como método de cocinado, la historia de la olla a presión u olla pitadora comienza siglos más tarde, en 1679 cuando el físico francés Denis Papin (1657 – 1713) inventó el digestor a vapor en un intento por reducir los tiempos de cocción.

Esta primera olla exprés se trataba de un recipiente hermético que utilizaba la presión del vapor para incrementar el punto de ebullición del agua y por tanto su temperatura dentro del recipiente, dando como resultado una cocción en menos tiempo del que llevaba en las ollas convencionales conocidas hasta entonces.

Papin afirmaba que, con su invento, la carne dura de las vacas más viejas se podía convertir en tierna como si proviniese de una ternera. Incluso, por el efecto de la presión, la textura de los huesos y espinas cambiaba hasta hacerlos comestibles.

Una válvula de presión empujada por un muelle mantenía cerrado el recipiente hasta que la presión interior era superior a la fuerza de dicho muelle, lo encogía y dejaba libre una espita por la que escapaba el vapor produciendo un silbido dando lugar al nombre de olla pitadora.

valvula de olla express de Papin

Presentación de la olla a vapor

Papin lo presentó a la Royal Society de Londres, pero no prosperó la idea quedando como un estudio científico más. Los ciudadanos no estaban dispuestos a realizar experimentos científicos con su comida y su invento no pasó de ser mas que un juguete de científicos.

Seguramente algunos accidentes con válvulas poco sofisticadas y el sabor metálico que adquiría la comida por las aleaciones usadas en la época, tuvieron mucho que ver.

La tecnología de la aquellos años no hizo de este invento una revolución, pero los principios de la olla exprés quedaron fijados.

Evolución de la olla a presión

Casi 200 años después en Alemania se fabricaron ollas de hierro recubiertas de estaño, pero no para cocinar, sino para esterilizar y enlatar comida que de otra manera se pudría. Las guerras napoleónicas tuvieron bastante que ver cuando Nicholas Appert gana un concurso presentando un primer acercamiento a lo que después sería la comida enlatada.

Comenzando el siglo XX, en Estados Unidos se registran las primeras patentes de máquinas a presión para enlatar. Estas ollas a presión eran recipientes enormes utilizados para el proceso de enlatado y para la elaboración de comidas en grandes cantidades, como era el caso de cuarteles militares. Los avances tecnológicos de la época van mejorando las ollas exprés, como por ejemplo utilizar aluminio en lugar de hierro.

En España, ya en 1919, se concedió la patente de la olla exprés a presión, aunque no se popularizó su uso.

Comienza a interesar al gran público

El modelo que captó la atención de los consumidores fue la olla de presión “Presto” presentada en la feria mundial de Nueva York de 1939. Su gran innovación, que hizo que el público en general se comenzara a interesar en ella, es que incorporaba una tapa fácil de cerrar y dejaba de lado las pinzas y tornillos necesarios hasta entonces.

Llega la olla a presión moderna

Diversas evoluciones surgen desde entonces, como la cocotte minute de M Devedjian patentada en 1948, pero es en 1978 cuando ya podemos decir que estamos en presencia de la olla de presión moderna, con las mejoras de los mecanismos de cierre y válvulas de control del vapor y en general, los sistemas de seguridad.

Ya ves, toda esta historia está detrás de una olla a presión, ¿te gustaría formar parte de ella?

Resumen
Seguridad en el manejo del cortacésped
Nombre del artículo
Seguridad en el manejo del cortacésped
Descripción
Denis Papin fue el inventor de la olla express allá por el fina del siglo XVII. Muchas mejoras ha tenido su invento hasta llegar a las ollas rápidas que conocemos en la actualidad